COMPOSICIÓN DE LOS ÁCIDOS NUCLEICOS » Cómo están formados

Los ácidos nucleicos son esenciales para resguardar y transportar la información genética de un individuo. Son elementos claves para la genética y la herencia. Para entender más, es importante conocer la composición de los ácidos nucleicos.

Composición de los ácidos nucleicos

composición de los ácidos nucleicos

Primero que nada es importante destacar que existen dos tipos de ácidos nucleicos, ARN y ADN. Estos a su vez, se encuentran compuestos por nucleótidos, los cuales contienen:

  • Una base nitrogenada.
  • Una pentosa.
  • Ácido fosfórico.

Estas suelen ser diferentes dependiendo de si se trata del ADN o del ARN.

Base nitrogenada

composición de los ácidos nucleicos

Cuando se habla de bases nitrogenadas, estas pueden tratarse de bases purinas, o bases pirimidina. Sin embargo, todos los ácidos nucleicos, se encuentran formados por cuatro bases; de las cinco que existen, las cuales son: base de adenina (A), base de guanina (G), base de citosina (C), base de timina (T), y base de uracilo (U).

Todos los ácidos nucleicos, bien sea ADN o ARN, estarán conformados por: bases de adenina (A), bases de citosina (C), y bases de guanina (G).

Sin embargo, cuando se trata del ADN, contiene además de las bases descritas, la base de timina (T). Y cuando se trata del ARN, contiene además, la base de uracilo (U).

Es decir, la composición de bases nitrogenadas quedaría así:

  • ADN: adenina (A), citosina (C), guanina (G), timina (T).
  • ARN: adenina (A), citosina (C), guanina (G), uracilo (U).

Aunque, según diversos estudios, se han determinado otras bases nitrogenadas tanto en el ADN o ARN. Sin embargo, los casos son muy escasos y la composición general es la descrita anteriormente.

En el caso del ADN, las bases se producen en pares. Por ejemplo, la adenina siempre es emparejada con la timina, mediante dos enlaces de hidrógeno. Mientras que la guanina se empareja con la citosina, mediante la unión de tres enlaces de hidrógeno.

Una pentosa

composición del ácido nucleico

Las pentosas son los monosacáridos más comunes que existen. Es decir, una de las formas más simples de carbohidratos y azúcares; las cuales están conformadas por 5 átomos de carbono.

En el caso del ADN, la pentosa que lo compone es la 2-desoxirribosa; mientras que en el ARN la pentosa existente es la ribosa.

Estas son completamente iguales a nivel de composición química. La única diferencia que poseen, es que la desoxirribosa posee un oxígeno menos que la ribosa, en el carbono 2.

Ácido fosfórico

composición de los ácidos nucleicos

Los ácidos fosfóricos son aquellos que se encargan de mantener los segmentos que forman parte de la cadena unidos entre sí. Es aquél que origina las cargas negativas y le proporciona las principales características ácidas al ácido nucleico.

En el caso del ARN y del ADN son los mismos, así que no existen diferencias entre ambos.

Gracias a las porciones del ácido fosfórico y de los azúcares presentes tanto en el ADN como en el ARN; es posible que los nucleótidos se conecten con otros; formando así la estructura característica de los ácidos nucleicos.

Cabe destacar que los nucleótidos se originan cuando los nucleósidos, se condensan con el ácido fosfórico, en el carbono 5. Y a su vez, los nucleósidos se originan una vez que se combina un azúcar con una base nitrogenada.

En general todos los elementos que forman parte de la composición de los ácidos nucleicos, son indispensables para el funcionamiento, tanto del ADN como del ARN.

En cuanto a su composición química, el ARN suele ser más sensible a los agentes oxidantes. Sin embargo, ambos, tanto el ARN y el ADN, poseen unas funcionalidades muy importantes para el funcionamiento de los ácidos nucleicos en el organismo. Además de ser vitales para la información celular.