LOS POLINUCLEÓTIDOS DE LOS ÁCIDOS NUCLEICOS » ¿Qué son?

Los ácidos nucleicos son moléculas de gran tamaño que se encuentran formadas por otras más pequeñas; a las cuales se les conoce por el nombre de nucleótidos. Sus funciones son muy importantes, ya que gracias a ellos los caracteres hereditarios se pueden almacenar y trasmitir entre padres e hijos.

Sin embargo hay que resaltar que todo esto es posible gracias a su estructura, compuesta por nucleótidos y polinucleótidos. Es por ello que en esta ocasión conoceremos un poco más sobre los polinucleótidos de los ácidos nucleicos.

¿Qué son los polinucleótidos de los ácidos nucleicos?

polinucleótidos de los ácidos nucleicosAntes de comenzar a definir lo que son los polinucleótidos, es importante hacer mención sobre la clasificación de los ácidos nucleicos, ya que estos se dividen en dos grandes grupos: el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido ribonucleico (ARN); los cuales tienen una función totalmente distinta y están conformados por diferentes nucleótidos.

Ahora bien, los ácidos nucleicos, es decir, tanto el ADN como el ARN son esenciales para el desarrollo de cada ser vivo, de eso no hay duda. Pero, ¿Qué hace que ellos puedan cumplir dicha función?, pues eso es posible gracias a su estructura, la cual está formada por pequeñas moléculas orgánicas llamadas nucleótidos.

Los polinucleótidos de los ácidos nucleicos, por su parte, vendrían siendo una cadena de nucleótidos. Sin embargo, para entenderlo de una manera más sencilla podemos decir que los polinucleótidos son biopolímeros (polímeros producidos por organismos vivos), que se encuentran formados por nucleótidos; los cuales a su vez, consisten en una base nitrogenada, un residuo de carbono y un grupo fosfato.

El ADN se diferencia en este caso del ARN, no solo por el tipo de residuo de carbono, sino también por el tipo de base nitrogenada; ya que el ADN cuenta con una desoxirribosa, mientras que el ARN una ribosa. Por otra parte, con respecto a la base nitrogenada, estos dos ácidos nucleicos presentan las siguientes:

  • El ADN cuenta con dos purinas llamadas Adenina (A) y Guanina (G), así como dos pirimidinas, la Timina (T) y la Citosina (C).
  • El ARN, por su parte, presenta dos purinas conocidas de igual forma por el nombre de Adenina (A) y Guanina (G); y dos pirimidinas, la Citosina (C) y el Uracilo (U).

Aunque el ADN y el ARN no ocurren en el mismo polinucleótido, los cuatro tipos de nucleótidos pueden aparecer en cualquier orden de la cadena. La secuencia de tipos del ADN o ARN para un polinucleótido dado, es el factor principal que determina la función en el organismo vivo.

Cadenas de polinucleótidos

La cadena de polinucleótidos de los ácidos nucleicos se caracteriza por tener dos extremos totalmente diferentes. El extremo 5 donde hay un fosfato disponible para enlazar con un nucleótido libre del carbono, y un extremo 3; en donde está expuesto el hidroxilo unido al carbono del último nucleótido.

Es por ello que se dice que la cadena presenta polaridad, puesto que tiene un extremo en el inicio y otro extremo en su fin.

A medida que en la cadena del ADN o ARN, se van agregando nuevos nucleótidos, esta crece en su extremo 3, cuando se va uniendo con el fosfato del nucleótido entrante. Esto quiere decir que se va formando una cadena en la que cada azúcar se va uniendo a sus componentes cercanos por una serie de enlaces; los cuales se conocen por el nombre de enlaces fosfodiéster.

Sin duda el conocimiento sobre la estructura, y en especial sobre los polinucleótidos de los ácidos nucleicos, han permitido una explicación más clara de todo lo que tiene que ver con el código genético, el control de la síntesis de proteínas, el proceso de trasmisión de la información genética de padres a hijos; en fin, todo lo que tiene que ver con la genética de los seres vivos, por ende es que son tan importantes.